Decálogo de un Líder y Dodecálogo de un Anti-Líder

- 1 Feb '07

Gerencia

Estilo de Gerencia

DECÁLOGO DE UN LÍDER

1. INTEGRIDAD PERSONAL
“Se está comenzando a entender que son los seres humanos y no la tecnología, los auténticos creadores de valor” (J. L. Trechera)
Un líder tiene que ser creíble. El personal tiene que ver en él sus valores personales: honestidad, coherencia, compromiso, competencia. Difícilmente podrá servir de modelo o ejemplo, si no inspira esa confianza.

2. VISIÓN
“Se ha de liderar con los pies en la tierra pero con la cabeza en el cielo” (Warren Bennis)
El líder tiene debe ser capaz de estar pensando “diez años por delante”. Debe adelantarse a los cambios. Conviene que sea “proactivo” y no “reactivo”.

3. MANTENER LA MORAL ELEVADA, ENTUSIASMAR, IMPLICAR A TODOS EN EL PROYECTO
"Si quieres construir un barco, no empieces por cortar las maderas y distribuir el trabajo, sino que primero has de saber evocar en los hombres el anhelo del mar libre y abierto" (A. de Saint Exupéry)
Las personas lo que necesitan es esperanza e ilusión. No se puede construir sobre el miedo o la amenaza. No olvidemos que el liderazgo no tiene lugar en una burbuja o en un despacho aislado, sino conviviendo con personas. Un liderazgo no puede mantenerse, si no crea entre los seguidores identificación e implicación con el proceso de cambio que se intenta llevar hacia delante.

4. TRABAJAR EN EQUIPO
“El gran hombre, el mito del líder estilo John Wayne ha desaparecido. Hoy se camina hacia la cooperación y participación. Ninguno de nosotros es tan inteligente como todos nosotros” (W. Bennis)
Trabajar en equipo no es sólo un estar juntos y que cada uno haga lo suyo. Es fundamental implicar al personal y llevar a la práctica los principios teóricos que potencian los modelos participativos. De ahí que trabajar en equipo sea un “talento”, un saber hacer las cosas, y sobre todo un “talante”, un estilo o conjunto de habilidades sociales.

5. GESTOR
“Dirigir es mucho más que ejercer un rango y un privilegio; es mucho más que ‘cerrar tratos'. La gestión afecta a la gente y a su vida, tanto en los negocios como en muchos otros aspectos. La práctica de la gestión merece nuestra máxima atención; merece que la estudiemos”. (P. Drucker)
Hay que evitar caer en falsas dicotomías entre liderazgo y gestión. Se ha de intentar no caer en la trampa de ver el liderazgo con una visión positiva y la gestión, como algo negativo asociada a control y burocracia. El liderazgo sin la dirección es imposible, y la dirección sin liderazgo sería irresponsable.

6. DESARROLLAR HABILIDADES SOCIALES
“Lo más difícil no es convivir, sino comprender a los otros” (J. Saramago)
Nos lo jugamos todo en la relación con los otros. El líder tiene que desarrollar un “talante”, un estilo o modo de proceder que facilite la interacción. Tendría mucha relación con lo que hoy se entiende por actuar con “inteligencia emocional”

7. CAPACIDAD DE APRENDIZAJE
“El liderazgo no es un lugar, sino un proceso. No es un gen, sino un conjunto de actuaciones observable y cultivables” (W. Bennis)
El líder tiene que tener una actitud de permanente aprendizaje. Es fundamental ser humilde y admitir que no se conocen todas las respuestas y que, por tanto, se necesitan el capital de experiencias y conocimientos de todos los implicados en cualquier proyecto.

8. SENTIDO DEL HUMOR Y POSIBILITAR LA CREACIÓN DE UN CLIMA O AMBIENTE AGRADABLE
“Un ataque de risa es mejor que diez comprimidos de valeriana” (A. Frank)
El líder tiene que desarrollar un “talante” relajado que cree una atmósfera cálida y agradable. El clima laboral refleja el “tono emocional interno” de los empleados de la organización con respecto a distintos factores: cultura, integración organizacional, satisfacción laboral, motivación, nivel de productividad, etc.

9. RECONOCER Y VALORAR
“Año tras año preguntamos a los empleados qué les motiva, y año tras año nos dan la misma respuesta: un sentido de realización en las tareas que hacemos, el reconocimiento de nuestros colegas y de la alta dirección, el desarrollo de la carrera, el apoyo de la dirección y entonces, y sólo entonces, el salario” (L. Lebby)
Todos necesitamos sentir que lo que estamos haciendo tiene un cierto sentido, y de ahí la importancia del reconocimiento. No hay que darlo, por supuesto. Es necesario, expresar y valorar el esfuerzo de los colaboradores. Desgraciadamente, la mayoría de las veces sólo se presta atención a los fallos y difícilmente apreciamos los logros de las personas.

10. CREATIVIDAD. APERTURA. FLEXIBILIDAD. ABIERTO AL CAMBIO
“Los líderes del mañana tendrán que aprender cómo crear un entorno que acoja el cambio, no como una amenaza sino como una oportunidad. Creo que ésta será la única manera de dirigir una organización en un mundo lleno de turbulencias” (W. Bennis)
Es fundamental fomentar la capacidad de adaptación o flexibilidad ante las diversas circunstancias o contextos. Una persona insegura está “bloqueada” o “formateada” y cualquier nueva experiencia le perturba y provoca malestar. La persona madura se abre a nuevas experiencias y aquello que aparentemente es una amenaza lo convierte en una oportunidad.

“El liderazgo es como la belleza, difícil de definir pero fácil de reconocer si uno lo ve”(W. Bennis)
El tema del liderazgo, como otros propios del campo psicológico, es uno de aquellos que casi todos hemos tenido experiencia de él, bien propia o a través de la observación de otros, pero difícilmente podemos definir. ¿Si preguntásemos qué es un líder? Existirían tantas definiciones como personas a la que interpelásemos.
La búsqueda del liderazgo se ha convertido en uno de los principales argumentos de la literatura empresarial y en una de las mayores preocupaciones de las organizaciones, administraciones públicas, medios de comunicación, etc. En todos los foros se habla del liderazgo, sin embargo, la experiencia demuestra que más bien las soluciones no tienen que ser muy acertadas, cuando no paramos de seguir replanteando el tema. Todo el mundo tiene experiencia de personas que han sido buenos líderes, pero difícilmente podemos extrapolar una teoría definitiva que pueda englobar esa realidad, casi misteriosa e “inabarcable”, que se nos escapa y a la que le llamamos liderazgo.
Ya que no es fácil definir el liderazgo, si podemos resaltar distintas variables sobre lo que no debería de ser un líder. Hagamos un pequeño experimento, repasemos el siguiente dodecálogo y analicemos su resultado respecto a su experiencia en su grupo u organización.

DODECÁLOGO DE UN ANTI-LÍDER

1. NO DESARROLLES ACTITUDES DE APRENDIZAJE.
No te formes. Sé fiel al eslogan de que “La vida es la que enseña”. Resalta con orgullo que el último libro que leíste fue la cartilla de lectura primaria.
2. IMPROVISA.
No plantees ni te preocupes por conseguir objetivos. Fomenta un “estado de emergencia permanente”, ante una situación tan urgente es una deslealtad no colaborar.
3. NO DEMUESTRES EMPATÍA O ACTITUD DE ESCUCHA.
No pierdas el tiempo en “charlitas” y “tonterías” con tus subordinados. Hay que dejarse de “infantilismos” y trabajar con “espíritu viril”.

4. HAZ TRABAJAR A LOS SUJETOS INDIVIDUALMENTE.
Ordena y manda. “Aquí no se piensa, se obedece”.

5. RODÉATE DE GENTE INCAPAZ Y MEDIOCRE.
Así sobresaldrás más y no te cuestionarán nada.
(Compilación por: Rogelio Carrillo Penso Gotas de Conocimiento® Pág. 4)

6. NO DELEGUES.
Controla todo. Tienes que estar omnipresente y que te vean como omnipotente. Hazte imprescindible. Crea la sensación de que, sin ti, vendría el caos.

7. RESALTA TUS MÉRITOS Y PRESTIGIO.
No seas humilde. Apúntate los tantos. Ten claro el principio “Mateano”: “A quien tiene se le dará, y al que no tiene, se le quitará hasta lo que tiene”.

8. NO PROMOCIONES A TUS SUBORDINADOS.
Crea un clima de desconfianza y miedo, así liberarán adrenalina y se mantendrán activos.

9. AÍSLATE EN TU TORRE DE MARFIL.
No comuniques. La incertidumbre fomenta la creatividad. Elimina a los “mensajeros inoportunos”, “ojos que no ven...”.

10. TARDA EN RESPONDER O, MEJOR, NO RESPONDAS A LOS PROBLEMAS.
Si tienen solución, ya se arreglarán y si no, ¿para qué perder el tiempo?

11. DIVIDE Y VENCERÁS.
Habla con tus subordinados uno a uno. Hazles confidencias, “chantajéalos individualmente” e intenta que se peleen entre ellos, de esa manera estarán entretenidos y no irán contra ti.

12. NO DEJES DESCENDENCIA.
No crees discípulos. Ten claro que “contigo acaba todo”.

*José Luís Trechera Herreros. Profesor de Psicología del Trabajo, ETEA - Córdoba,
Compilación y Desarrollo: Rogelio Carrillo Penso

Dirección-E:gelicarrillo@cantv.net